Blogia
JorJBloG

Vida

Scala Dei

Scala Dei

Vida y muerte, o vida y vida; depende de la fe contratada. ¿Debe ser la despedida definitiva de un ser humano acorde a la vida que ha vivido? Moralmente hablando quiero decir. Al cadaver poco le iba a importar... ¿y a su memoria? Por llamarlo memoria por ejemplo. Es difícil de explicar y sobretodo de hacer comprender a un tercero, cuando el que escribe ha tenido un trasfondo de educación católica, que tenga la impresión de la permanencia de algo del que se va. Y no ya porque se revele, sino porque ante la negación de ello parece que hay piezas que no encajan.

Por ejemplo, de un niño, nacido en Mazarrón (Murcia), que emigró a los pocos años junto a su familia a Barcelona. Familia que sobrevivió a la Guerra inCivil, pero que perdió al hermano pequeño por las carencias que trajo. Un muchacho que, entrando como pinche en una empresa de maquinaria, consiguió sacar adelante la carrera de ingeniero industrial, y luego un hombre con su propia familia a las espaldas... Hizo falta muy poco después de eso para que fuera feliz, pero en cuanto faltó, las ganas de seguir se fueron desvaneciendo también.

Y al final, mirando a lo alto de aquel nicho, me pareció que eramos pocos. ¿Es que faltaba alguien? Yo no podría decir quién. Todo tan... normal, corriente. Es muy poderoso el poder de sugestión que tiene la muerte de alguien cercano, no hablo de lo relativo a la pena, me refiero a ese impulso a divagar sobre "lo de después", "lo que se queda", "lo que ha estado siempre"... ¿Producto de la religión?

Yo incluso, en algunos momentos, he afrontado la vida como un periodo con principio y final muy definidos, tal y como lo es para nosotros la de personajes de hace centenares de años. Puede parecer demasiado ilusorio desde determinados puntos de vista el conjeturar sobre lo sobrenatural; pero los lazos sentimentales de los seres humanos parecen quedarse con ganas de algo más que la realidad. O quizá sea el precio a pagar por el don de la inteligencia y la imaginación.

A mis queridos melómanos

Este video también lleva bastante tiempo en la red. Monologuista hábil, de esos que tanto gusta en tierras yankees, cuenta su trauma particular con una de las piezas más melosas del repertorio clásico. Me gustaría ver al mismo tipo chisteando sobre el Bolero de Ravel. Disfruten ustedes, y piensen en la cantidad de veces que les han colado melodías, ya compuestas, en supuestas nuevas creaciones.


A mis queridos becarios...

Con mucha probabilidad (toda para Marcos) habréis visto este video antes; pero por si las moscas (por si mañana no amanece para Marcos) lo pongo en este post. Creo que está bastante bien realizado. Faltaría un episodio en el que se retrate esa inestabilidad que sobrevuela (nunca mejor dicho) vuestros títulos de doctores.

¡¡Mucha Suerte!!




P.D. ¡Gracias Tai por el enlace!

Como niños en el parque

Como niños en el parque

Hay un rinconcito en la ciudad del Neva de difícil olvido y a la vez grato recuerdo. Un espacio, de un jardín de verano en la Venecia del Báltico, que hace aflorar de la memoria profunda, aquella ley, que dice de los juegos, que cuanto más sencillos mejores son. Doce sillas en círculo, aunque puede que me equivoque, cada una, parida de diferente manera (la opuesta a la de respaldo más alto era absolutamente deforme); en el centro, una insinuación de esfera a base de hierros retorcidos, y en su interior, una visión reducida y psicodélica de los edificios más importantes de San Petersburgo. Un poco de vidriera gorda de los más variopintos colores, y ya está.

Sólo quien mantiene al niño dentro es capaz de disfrutar, de lo sencillo, de lo fácil, de lo inocente, aunque no exento de picardía, de lo verdadero, si bien a veces sea cruel... de la belleza de las cosas.

Vamos dejando lugares así tras nosotros, constantemente; no siempre se anuncian.

Aprovecharlos, es poner una piedra eterna en la construcción de nuestra felicidad.

Ejercicio de composición literaria (tengo que trabajar más en ello)

Ámame, es todo lo que se me ocurre decir. De mí para tí, cuando todo está a punto de acabar, poco queda por decir. Ella te quiere, decían; y así empezó, tu queriendome, y yo aprendiendo a amarte. Ahora sólo quiero sostener tu mano, ahora que tú no me quieres, ahora que yo te amo. ¡Qué diferencia más dura en el castellano! Y cuando pido tus palabras respondes: la realidad se impone, queramos o no, no puedes comprarme amor.

Una noche de un duro día, de otro más. En ocasiones me ayuda a evadirme, hay momentos en los que me siento bien. Aunque sean ocho días a la semana los que a mi cuerpo le parecen, y apenas cinco los que me pagan. Aquí no hay lugar para los gritos, su respuesta es invariablemente una palmada y puerta. Yo busco un boleto para una vuelta, para un viaje de fantasía, para unas horas de diversión... despierto gritando ayuda!

Ayer volviste a mi recuerdo, como si el mono me pidiera más de ti, más de esta droga de día, dosis de ocultamiento de la realidad. Podemos solucionarlo, me repito, pero se lo digo a un aire sin eco. Palabras marchitas, pues no encuentran destino. Como si su autor fuera un aspirante a gran poeta que se queda en escritor de libros de bolsillo. Poeta a la deriva, poeta perdido, versos que ansiaban ocupar el mar y sólo salpican la bañera desde un juguete, mi submarino amarillo.

Si Eleanor Rigby paseara por Penny Lane... Los opuestos se tocan: sobre una calle que todos sinten, caminan unos pasos que no se oyen. La melancolía pone su cara más dulce para tentar a los solitarios a otra copa, a otra noche de vacía espera. ¡Entiende muchacho!, todo lo que necesitas es amor, mas no está en ti decidir el envoltorio con el que se te muestra. Hola, adiós, esperanza y decepción: pierdes la paciencia, no estás ni aquí ni ahora, no vives. ¿O cómo crees que llegaba Lady Madonna a fin de mes?

¡Hey Jude!, ya es hora de confesartelo todo, ya perder no me da miedo. ¡Vuelve! Que no quiero bailar una balada de John y Yoko más. Es demasiado triste seguir, demasiado duro olvidar. Duele el sentir que quizás quede algo por hacer, por decir; ¡juntemonos Jude!... suena a utopía. Déjalo ser, no impongas reglas, no levantes paredes, no preveas nada... Hay futuro, quizá no compartido, pero nos queda un largo y ventoso camino a los dos. Un largo y ventoso camino donde poder sonreir.

Compresión - Descompresión - Tracción

Compresión - Descompresión - Tracción

¿Es el cansancio una muestra del comportamiento a fatiga de nuestro cerebro? ¿Por conexiones nerviosas no vitales que obligamos a repetir hasta la saciedad una y otra vez? Si es que distingue la masa gris entre lo que es vital o no claro.

Puede que no sea el cerebro fisicamente, puede que sea la información que circula por esos caminitos eléctricos del perolo la que trastorne. Por como es en si misma, o por su manera de presentarse. Este continuo ir y venir.

¿Se puede estar cansado de verdad a los 24? Me refiero a cansado en un sentido muy general. Cansado de ese ir y venir, de esa ida y vuelta... del otra vez y siempre lo mismo.

Lo mejor de los últimos 2 días han sido conversaciones intermitentes y el hallazgo de páginas curiosas en internet. El resto, un desastre, amarrado fuertemente a más de dos meses de biblioteca. Sería muy facil dramatizar, ese último punto y seguido predispone a un alud de justificaciones de las cuales casi lo menos importante es si son ciertas o no. Lo desagradable es tener que frenarlas de nuevo. Forman parte del ir y venir. Caminos muy trillados, sendas asfixiantes. ¿Y la suerte? ¿No cultivé lo suficientemente bien esa tierra propicia para los tréboles de cuatro hojas? ¿Cómo lo hacen los demás?

En ocasiones, la electrónica del craneo ejecuta códigos inestables. Acciones y pensamientos que están a la vez hartos y hastiados de la compasión y de la presión. Respuestas y movimientos a los que no se les ha definido o enseñado la virtud del punto medio. Hay momentos en los que parece que una inercia, infinita para mi capacidad, se apodera de toda la energía no dejando más posibilidad que la ida y la vuelta, el ir y venir... así eternamente.

Ya no se trata de descansar descomprimiendo, pues siempre vendrá una tracción detrás. Lo que necesito es un Re-Set.

Felices Vacaciones, para aquellos que así las hayan adquirido.

Vota Jorj

He aquí mi minicampaña personal y postelectoral.

Mi primera medida, una vez sea proclamado como único representante de mi lista electoral (en la que sólo figuraba yo) será dejar claro que los votos nulos y/o en blanco deben ser contados como tales y no añadirse a ninguna lista a posteriori; como así perjuraba cierta amiga mía, (aunque me lo desmintieron en la propia mesa electoral)

Mi programa de protesta, dado que si salgo electo sólo soy uno, se basará en la observación del percal, la constante subida de MI salario y una flagrante inactividad. Con ello se pretende remover conciencias, auqellas que aun no sean víctimas de la vorágine ladrillística que nos invade.

Para asegurar mi reelección, que podría venir acompañada de golpe de estado, (recuerden, siempre yo, único y solo) me dedicaré a construir infinitos kilómetros de metro (no importa el gasto nio su futuro mantenimiento) el soterramientos de todas las grándes vias de circunvalación y la triplicación de sus carriles, la creación de un mar interior y cubierto y climatizado con canal al Atlántico para poder celebrar futuras Copas del América con elección de condiciones atmosféricas a voluntad; y finalmente, el desarrollo del teletrasnporte para recalificar todos los aeropuertos. (Hay quien se preguntará, ¿y para que el metro y lós tuneles? y yo le respondo, pero que más da, si es una puta campaña)

Pues eso, que la política da asco y los políticos más.

Saludos cordiales desde la habitación de concentración.

¿follamos?

Así de facil, así de sencillo. Sin problemas, sin preocupaciones, sin implicaciones. Placer por placer.

¿Cómo? ¿Qué no es lo tuyo? Pues nada, ancha es Castilla, pero aquí sólo queremos a gente que quiera jugar en serio. Por supuesto con los adornos de rigor, que si cena, que si cine, que si paseito, sofacito y al lio. ¿Y por qué? Muy facil, porque es el momento para ello, porque es lo que el cuerpo pide, porque no queremos volver los ojos hacia atrás en el futuro y pensar en tantos y tantos ¿y si...?

No me vengais con mentiras moralistas, con recetas religiosas... no no no. Esto no es un asunto de dios. La moral pone las reglas y en esta partida sólo hay una: "Que todos sepan a lo que se juega" Al resto se le llama libertad y a mi que no me engañen.

Se acabaron los entrometimientos del corazón. En esto no hay sitio para ellos. Dan poder al otro, y la especie humana no se caracteriza por no usar bien el poder que se le otorga. No habrá almibar, no habrá rosas, no hay San Valentines en el nuevo calendario, pero por mis cojones (y nunca mejor dicho) que habrá sexo.

Millones de jugadores, una regla, tus preferencias y... ¡¡¡a jugar!!!

¿Juegas?

Si no fuera porque...

Si no fuera porque

me tienen que enterrar,

y que dos cipreses negros

se comerán mis sueños,

si no fuera porque mi padre

siempre llora en los entierros,

me mataría mañana

sin pensar en ello.

Si no fuera porque

alguien me llorará

eche de menos mi cuerpo

mi manera de mirar,

si no fuera porque mi amante

es algo sentimental,

me mataría mañana

sin pensarlo más.

Si no fuera porque

alguien se acordará

para decir Diós la guarde

o el Diablo la tendrá,

si no fuera porque

es tan triste

convertirse en recuerdo,

me mataría mañana

sin pensar en ello.

Si no fuera porque

me querrán confesar

para abrirme el cielo

de par en par,

si no fuera porque he pecado

y no pienso volverme atrás,

me mataría mañana

sin pensarlo mas.

 

Evangelina Sobredo Galán

 

 

Es bastante común entre algunas de las personas que conozco el plantearse o haberse planteado al menos una vez: ¿Qué pasaría si de repente desapareciera, si me pasara algo grave, si de improviso... muriera? ¿Quién me llevaría flores al hospital, al cementerio? ¿Quién en un acto absolutamente voluntario marcaría mi número al notar mi falta? Estas preguntas suelen ir acompañadas de estados algo depresivos, falta de positivismo y autoestima.

A mí me parece un ejercicio de egocentrismo y también algo egoista. Cuestiones que a menudo rayan tendencias suicidas (que no intentos, pero sí tendencias en el razonamiento) Y para colmo suelen justificarse por algun trance reciente por el que se ha pasado y se tilda a todas luces de injusto.

Recuerdo ahora una película, que disfuté recientemente, en la que el protagonista acude a un psicólogo tras una ruptura sentimental. Al argumentar el paciente: "...ya no tengo razón para seguir viviendo" el experto responde: "¡Pero vamos a ver! ¡Por algo no te suicidas!"

Yo entendí ese "algo" como todo aquello que dicho protagonista podía seguir haciendo, por lo que podia seguir luchando, y de lo que se había olvidado, y seguía presente. De todos es sabido que los tréboles no nacen a no ser que se den las condiciones idoneas, ¡y menos aun los de cuatro hojas!

No puedo dejar de citar una sentencia del experimentado refranero, "criticarás en los demás tus propios defectos"

Cuidado con tentar a Fortuna

¿Alguien sabe por qué a los días azules se les llama días azules? Yo no sé si azul, pero ayer fue una de esas jornadas... raras... Y esto, lo que queda de un post bastante más largo que he perdido por culpa de una de esas cosas que le pasan a internet. Debe ser que escribir sobre Fortuna cagandote en ella también tiene efectos negativos sobre el propio texto. Una mierda de post al fin y al cabo, con el único objeto de romper cierto silencio.

Saludos y a ser felices. 

Mejor libro que literatura

Mejor libro que literatura

23 de abril del 2007. Otro San Jorge, otro Día del Libro y mi segundo 23 a los 23 del año. Casualidad o no este blog es en parte los restos de un proyecto hace tiempo abierto y vagamente empezado de una obra mayor. Un libro. Uno que debería suceder a aquel otro, el de hace unos años.

Justo ese tiempo hacia atras, y tal día como hoy, veía la luz publicamente una creación. Y ese mismo día también quiso el azar que al tiempo que yo regalaba "mi libro" otros me fuesen regalados. Mágico. Todos ellos. San Jordi había sido casi siempre en mi calendario el día de la rosa, ¿y este año para quien será? Unos años hubo rosas de verdad, otros rosas disfrazadas, hasta hubo años sin rosa real aunque si imaginaria.

Este año no ha habido rosa, de ninguna de las formas. Pero ha habido libro, y ha vuelto algo de la magia. Me lo tomo como revulsivo, como acicate para que podais ver por fin algo decente (más decente que este blog y que no necesite de internet)

Anunciaros que ese proyecto abierto sigue vivo, cambiante en la forma, madurando, pero con un fondo muy claro y preciso. Ha llegado ya la hora de que me ponga en serio.

Por otra parte, San Jorge, no es sólo un día especial para mí porque me ha tocado (yo no decidí mi nombre) Es también celebración de parte de mi modo de ser, o al menos yo así me lo tomo. Puesto que los dragones más peligrosos a batir, son los que precisamente uno se crea. Y la mayor parte de las veces tan solo existen en la imaginación.

A Marcos y Taisir

Andrea y mi deseo

¿Qué es lo que quieres Andrea? Quiéres derrochar pasión ¿verdad? Aprovechar tu vitalidad ahora que el cuerpo te lo pide, ahora que todavía tu juventud pesa más que lo que el corazón te haya podido enseñar.

Es curioso cómo tras la falta ya no te acuerdas de las dudas, sino del vacío de placer. Llama la atención como al final la cama vence con todo. Me asombra que al final esté tan claro que todos buscamos lo mismo, que la sutileza esté en el disfraz. Me estremece el comprobar que la fuerza con la que aprieto estas palabras contra el papel esté dominada por lo egoistamente que deseo tu cuerpo.¡Diós, cómo te haría el amor!

Siempre rigió la asincronía entre nosotros, incluso cuando estabamos juntos. En tí, la líbido se desarrolló con fuerza. Me arrastraste a la cama cuando yo pretendía creer que sabía a lo que jugaba. Pero cuando corazón y sexo van unidos, es dificil conciliar a uno sin el otro. Y hemos pasado nuestro tiempo juntos tirando y soltando cuerda, con muy poca suerte y casualidad.

Hoy me parece que el tiempo pasa muy rápido. Da la sensación de que quise lo que no debía, y voy camino de querer lo que ya no pueda conseguir. Supongo entonces que el añorar como mis dedos recorrían tu cuerpo es justo castigo. Como el de no morder tus labios o besarte el cuello, el de no jugar con nuestras piernas... Y también la ansiedad movida por la envidia; que me entra cuando veo cómo te agasajan, como te dejas agasajar. Fui tu esclavo pero te obedecí poco.

No he parado de bajar mi precio desde entonces, por verte otra vez entre mis brazos. No he podido decirte "te quiero, como a nadie en el mundo" porque sé que lo interpretarías como una maniobra desesperada. He conseguido reprimir el impulso de estrecharte fuerte contra mi pecho, ¡y maldito mi valor por aguantarme! ¡Maldito yo, por no saber!¡Maldita seas Andrea! Por que ahora sé lo que es perder algo, casi sin haber podido disfrutarlo.

La Implosión

¡Qué inutil! ¡Qué vacio! ¡Qué sinsentido!

Esta puta cabeza mia en ebullición. Destrozándose en dilucidar lo que es, lo que merece ser y lo que sin duda será; como si alguna vez hubiera habido una relación justa entre esos elementos. Viajo hacia dentro, en una vertiginosa espiral. Cada vez mas cerca... de ningún lugar.

Esta mierda de melancolía por la que me dejo invadir y que utilizo para flagelarme. Un licor caro, una adicción peligrosa.

Apelo a la justicia pero voy escaso de argumentos, falto de pruebas. Imagino leyes a la carta para un mundo que ya me gustaría ver. Papel mojado de tinta estúpida para buscar alivio, y cuando seca, deja fraguado un ladrillo más de esta celda en la que me he acostumbrado a vivir. Celda de lujo para el cobarde de la vida y el valiente d elos masoquistas. Y al final ni siquiera eso: un vulgar termino medio que ni se impone del todo, ni termina de dar pena. Patético.

¿Qué quiero? Ahora sólo paz. ¿Qué espero? En estos momentos, nada que no pueda proporcionarme. ¿Esperar? Lo siento, se ha hecho muy tarde.

David's goodbye

David's goodbye

"¿Tú existes, cierto? Pruebalo. Cómo 100 billones (billones yankees) de neuronas parlantes crean el conocimiento -o la ilusión- de que tú estás aquí"

Así abría la revista "Time" un reportaje sobre el cerebro: "The Brain, a user's guide" del cual resumo y comento dos artículos que me parecieron interesantes. El reportaje en general merece la pena, aunque como siempre en artiuclos divulgativos en este tipo de publicaciones, se tiende al salpicar todo el campo al que se alude y mojar más bien poco en profundidad.

 

"How we make life-and-death decisions" por Robert Wright.

Hagamos un ejercicio. Una via, por la que circula una vagoneta descontrolada, se bifurca en dos. Controlando el cambio de agujas te encuentras tú. En un ramal se encuentran cinco personas en el otro tan solo una. ¿Cómo actuarías?

Otra versión. Ahora, la única manera de evitar que la vagoneta mate a cinco personas es empujando a una sexta que hay junto a ti, de modo que su cuerpo detenga al vehículo. ¿qué harías en este caso?

Modificaión del primero. La persona que está sola en uno de los ramales es la que más importancia tiene para ti en el mundo. Los otros cinco son familiares tuyos, o amigos de toda la vida. ¿En que sentido desviarás la vagoneta?

Si nos centramos en los dos primeros, las investigaciones dan cuenta de dos claros patrones de comportamiento. En el primer problema uno es mayoritario, el "utilitarismo" desviaríamos la vagoneta hacia la vía en la que sólo se encuentra una persona, minimizando por tanto la pérdida de vidas humanas. Pero en el segundo... En el segundo, la cuenta matemática es la misma: uno por cinco, o cinco por uno, pero. Muchos alegan que este ejercicio es tramposo, y la razón es que se han puesto a funcionar partes del cerebro que no lo hacían antes. Partes relativas a las emociones que ponen de manifiesto que el empujar a una persona a la vía es mucho más cercano y personal, que sentenciar igualmente a muerte a otra mediante una manivela. De este ejemplo he sacado bastantes paralelismos con el modo en que la sociedad en general llega a tratar por ejemplo los conflictos bélicos. La parte utilitaria también está presente en el segundo problema, pero suele perder en la mayoría de los casos ante la parte emocional, y aun cuando no lo hace el tiempo de razonamiento es mucho mayor que en la primera situación. Muchos de los que salvaron a las cinco personas en el primer ejercicio las matarón en el segundo.

Las imagenes de actividad cerebral ponen de manifiesto estás luchas entre ambas partes, y dejan claro que no somos del todo "esclavos de nuestras pasiones" Entran en juego filosofía, moralidad y psicología para determinar hasta que punto podemos hablar de lo correcto o no, de lo mejor o peor, de lo humano o lo que no lo es. Deja el artñiculo una pregunta en el aire. ¿No es mejor salvar a 10 bebes hambrientos del tercer mundo a mantener artificialmente con vida a tu padre de 90 años?

 

"The power of hope" por Scott Haig, M.D.

La cabeza de David estaba llena también del cancer de pulmón. Un cancer derivado en metastasis, extendido por todo el cuerpo, que hizo a un doctor, ser testigo de esta historia real al tiempo que cuidaba de los huesos de la pelvis de David, también rotos por la enfermedad. Una hermosa familia de 3 hijos y esposa más una enfermera le velaban todas las noches mientras David deliraba, después dejaba de hablar, luego de moverse. Relata el doctor en primera persona:Los examenes cerebrales de David dejaban claro que poca masa encefálica estaba fuera del alcance del cancer, el tumor había reemplazado progresivamente su cerebro, tejido a tejido, el cerebro de David ya no estaba.

Aquel viernes el ambiente no podía ser peor, la esposa de David, Carol, sabía que la respiración de David se había vuelto agónica. Sin decirlo toda su familia parecía estar al tanto de lo que pasaba, sólo había caras llorosas. Yo salí de la habitación casi huyendo de la situación, pero Carol me siguió y me cogió del brazo. ¿Dónde esta David? me preguntó. No supe que responder hasta que ví la cruz sobre su cuello. Dije entonces que no sabía donde estaba, pero que sí estaba seguro de donde iría. Ella quería creerme y creo que lo hizo.

El sabado, cuando entré en la habitación todo había cambiado, la habitación se encontraba vacía con la cama envuelta en ropas nuevas y blancas. Cuando me disponía a salir una enfermera, la misma que había cuidado a David la última noche, me cerró el paso. "Despertó ¿sabe doctor? justo cuando se fue, y les dijo adiós a todos. Como yo te estoy hablando aquí y ahora. Les habló y sonrió por unos cinco minutos. Luego se volvió a ir y falleció a la hora". Cuando me encontré a Carol a las dos semanas no me dejó que acabara mi frase, "Oh si, claro que lo hizo él"

Pero medicamente, el cerebro de David no pudo ser. ¿Fue la fuerza de la mente que se abrió paso a traves de unas conexiones rotas? Algo quizá sin peso, invisible, puede que incluso eterno. Pero está en casos mucho más cotidianos. Recuperaciones de accidentes, de convalecencias.

Subyace el eterno debate de la existencia del alma, de qué es lo que la compone si es que tiene composición, o donde está situada. La duda de si lo que somos está limitado a lo que la ciencia hasta ahora ha podido demostrar, o poseemos capacidades ocultas para esta.

Para un materialista todo esto son conjeturas, pero nuestro doctor no puede identificarse como tal. No puede dice, dejar a un lado la evidencia de que la mente existe entre esas conexiones nerviosas, sería de hipócritas negarlo. O peor, de cobardes, el ignorar estas apariciones ocasionales de mentes no encubiertas, de virtud desnuda, como lo es el adiós de David.

Amistad Circunstancial

En ocasiones, al tratar de una persona en "petit comitee", suele alguien salir en defensa de la persona judgada con la coletilla: "es que fulanito es él y sus circunstancias..." Creo que se debería añadir "incluyendo a sus amigos en las circunstancias" por si no hubiera quedado suficientemente explicito en la sentencia anterior.

¿Y a qué viene esta salida del autor del blog? Pues a santo de uno de esos "darse cuenta" que de vez en cuando se te revelan en la vida como si fueran bombillas incandescentes encendiéndose. La amistad tiene mucho de circunstancial, de yo pasaba por aquí y aquel hijo de vecino por allí; y fijate tu que cosas que nos hicimos... amigos.

Canta Ana Belén en una de sus canciones (valga la redundancia, ya que no la escribe ella) que tiene más amigos de los que pudiera contar. Y aun teniendo en cuenta que cuando se tiene un amigo rojo se tiene por extensión a todo el sindicato, creo que es bastante normal que cualquier persona se acuerde de menos individuos de los que, en un hipotético caso, pudiesen salir en su defensa, es decir, de los que de verdad existen. Evidentemente, después de una afirmación como esta, soy el primero que salta diciendo "bueno, bueno, pero es que amigos, lo que se dice amigos, se cuentan con... (sigue una enumeración de miembros digitales, aleatoria según el caso).

La amistad es circunstancial hasta en las uniones más íntimas, o dicho de otra manera, las circunstancias nos hacen íntimos. Casualidades de la vida en ocasiones más o menos violentas, más o menos traumáticas. Parece ser que englobándo todos los casos se encuentra el "algo en común" como el nexo más destacado.

Algo en común... vaya. ¡Qué chasco! ¿No? ¿Y lo de amigos para siempre de la canción (y ya van dos) de los Juegos de Barcelona? ¿Y lo de los sueños de recordar en el futuro aquellas anécdotas pasadas con toda esa gente? ¿Y lo del respeto y la fidelidad? Entonces, significa que a la postre nuestros lazos sociales más arraigados van a estar regidos también por ciertas leyes causa-efecto; y lo peor de todo, con lo facil que es ver esto en los demás, uno no se da cuenta que las obedece igualmente.

Yo soñé en su día con un grupo de personas casi inalterable que fuera creciendo poco a poco. Que tuviera a sus parejas mayormente incluidas en el mismo, por aquello de que las cosas picantes se disfrutan mejor con la otra mitad de tu misma parte. A veces la vida te regala momentos así, te da la posibilidad de disfrutar, por un breve tiempo, de aquellos a los que has hecho tuyos (y te han hecho de ellos). ¡Aprovecha! me digo a mi mismo, porque suele pasar, que el tiempo entre medias es un árido desierto de soledad y de no encontrarse a uno mismo.

There and Back Again

There and Back Again

Los círculos se cierran, todo vuelve. Hagas lo que hagas, empiezas a regresar desde el mismo momento en el que partes. Y todo te suena, todo te parece... familiar.

Los mismos errores.

¿Es que hay algo en la personalidad de cada uno, tan arraigado, que es imposible de cambiar? La experiencia me demuestra algo así. Intentas que lo nuevo te salga mejor, aplicar tu experiencia, tus viviencias. Pero al final el viaje es el mismo. Te ha aportado razones para escribir, temas de conversación, supuesto bagaje personal. Y resulta que estás igual, o al menos, eso parece.

Los círculos se cierran, pero el punto de vista cambia. Y el punto de vista, el color del cristal, el ángulo... a veces, lo son todo. Puede que repitamos caminos trillados, que sólo demos vueltas alrededor de un centro que somos nosotros; lo que sea que tenemos de único y original. Tal vez el camino consiste en hacer la mejor versión de nosotros mismos; en pulirse indefinidamente. Aunque halla quienes se dediquen a hacerse fotocopias de otros; hay que ser valiente, aceptar el reto ¿no?

Qué grato es sentir la arena bajo la planta de los pies. Cuánta gratitud, cuando llegan los malos momentos para pasar unos días con nosotros, y hay una mano fiel a la que agarrarnos. Manos distintas y cambiantes. Vienen y van como nosotros en el camino. Hoy unas, mañana otras. Hay manos que se dejan sentir, que animan; otras no se dejan ver, pero están en las palabras, en las miradas. Manos que se fueron...

Echo de menos muchas cosas, tus abrazos, tus tobitas, los paseos interminables; echo de menos ir de la mano. Si los círculos se cierran puede que tenga oportunidad otra vez de disfrutarlos, de no caer en los mismos errores. Puede que un día las cosas salgan bien, así, sin más. No sé muchas cosas, y algunas de las que estaba seguro me han dado la espalda. Pero quiero aprender, de verdad que quiero. Enséñame, por favor, una dirección, una senda. Muéstrame un camino en el que vea los pasos de hoy y los objetivos del mañana; sin que ambos se mezclen, sin que se estorben. Te pediré entonces, si quieres tú, andar conmigo.

La idiosingracia de Jorj

""O por qué es mejor parecer gay sin serlo ni pretenderlo, que aparentar ser un machote haciendo el imbecil""

Ya sea porque Jorj sea un picajoso, o un susceptible, o simplemente por seguir jodiendo a ese que comenta como "ricardo" o incluso como anónimo, se ve inclinado Jorj a escribir estas lineas.

Qué Jorj tenga más habilidad para meterse en el cerebro de una mujer que en sus bragas es algo constatado; y aunque una de las características comunes del individuo gay, no indica nada sobre la inclinación sexual. Por otra parte, la acumulación de más experiencia dirá, si es cierto aquello de: lo que contiene el craneo es el más importante organo sexual de la especie humana. O al menos de aquellos que viven una sexualidad más avanzada que la de los simios primitivos; buenos ejemplos son algunos machos cabrios que se hacen pasar por personas. Vamos que al final está Jorj en un nivel superior al del resto y no correspondido por su suerte.

También el tiempo dirá si Jorj, con su forma de ser y de comportarse, es o no, más popular que la del prototipo de Neanderthal Ibérico con la polla como garrote, pero escalada en miniatura claro... (muy escalada en el caso de "algunos"). Ese gilipoyas pasado de cervezas y con aliento apestoso, que si se come algo, es porque es en general de la misma calaña que él y en la mayoría de los casos un troll de las cavernas (escalado claro).

La falta de personalidad es una de las enfermedades más extendidas hoy en día, y en España un objeto más del deporte nacional: La Envidia. Lo que predomina es la copia de una imagen, y aquellos que no son lo suficientemente valientes como para defenderse a si mismos toman el papel de un cliché hortera, intencionadamente basto y maleducado, repelente, o cualquier otro con tal de llamar la atención. Enfrente de ellos (o ellas, puesto que para este caso la distinción de sexo es prácticamente irrelevante) se situan ellas, que pecan de lo mismo, y además estan influidas por la tradición de esperar a que den el primer paso y motivadas por la cobardía. Ellas, que por lo general, sucumben ante cualquier mono infecto con tal de que llame un poco la atención.

Pues Jorj no juega a eso, y aunque puede que factor de su mala suerte, no piensa cambiar nada en absoluto del fondo de su planteamiento. Si la opinión pública le tilda de gay no estará sino poniendo de manifiesto su propia ignorancia y estupidez. Y aseverando, que prefieren hacer un chiste malo a costa de otros, con tal de subir su autoestima, asentada esta, en unos cimientos construidos con la basura misma que tan orgullosamente critican.

En definitiva, Jorj mola; y sí alguna vez pudiera parecer gay es porque en este mundo las inclinaciones sexuales definidas no tienen porqué estar pintadas de azul o rosa. Y del Neanderthal Ibérico sólo decir que deja tras de si un rastro de mujeres desencantadas que no han conocido un orgasmo de verdad. Víctimas de un animal que entiende la relación sexual como un movimiento de un único grado de libertad derivado del mete-saca. Orangutanes que no tienen ni puta idea de lo que puede llegar a significar el placer. Simios que parecen ser propulsados por helices en sus pollas erectas de orgullo, prejuicios y vanidad.

Le haceis un favor a Jorj, mientras existais lo convertís en uno de esos pocos diamantes en bruto de la Tierra.

Cualquier parecido de Jorj, y lo que de él en este Blog se relata, con Jorge, el autor del mismo, es pura coincidencia y casualidad.

Jorj quiere estar bueno

Jorj quiere estar bueno

¡Que no os confunda la foto! El mensaje de este post es transmitir la firme voluntad de Jorj de estar bueno, weno, güten, apetecible, pa comerselo mmm...

A Jorj también le gusta lo oriental, y ha decidido ilustrar sus atléticas intenciones con una imagen de un samurai. Vamos, que ya le gustaría a Jorj poder manejar con soltura una espada en condiciones.

Pero cómo no sucumbir a la tentación del pan, de la mantequilla, de las galletas... Por lo que Jorj se ha visto obligado a hacerlo, no había otro remedio... deporte. Y eso que todo el mundo sabe que es malo para la salud. Pero también es de la sapiencia popular el que todo en esta vida debe ser ponderado, y como la salud sexual también le importa a Jorj, ha decidido correr el riesgo de sufrir alguna lesión con tal de mejorar otras estadísticas.

Este fin de semana ha sido el elegido para empezar la tarea; y Jorj (que odia los gimnasios) se ha visto en una encrucijada: ¿correr o montar en bici? La bicileta había quedado semiabandonada en un rincón del garaje después de que, hace ya mucho tiempo, "elimbecil", a pesar de tener bici para él solo, decidiera cojer la ajena para protagonizar "El Gran Ostión". Jorj, quedó conmovido por el estado final de su biciclo, y no soportándo verlo en tales condiciones lo despreció; eso sí, con cadena y candado, para que "elimbecil" no tuviera de nuevo ansias cleptómanas.

Así las cosas, la primera opción fue darse a la ropa deportiva, el jogging, footing, running y derivados. Pero nuevas barreras se alzaban ante nuestro protagonista. Carecía de ropa deportiva decente, no estaba en posesión de una figura digna de ser observada (y mucho menos sudada) y su velocidad media era tan ruín que hubiera estado al alcance de cualquier comentario despectivo. Hecho, este último, que le afectaba sobremanera dada su joven edad y la importancia que empezaba a darle a la imagen. Por todo ello se vió obligado Jorj a correr dando vueltas alrededor de la parcela cual animalito doméstico, al resguardo de miradas inquisidoras.

El resultado fue nefasto. El circuito parecía más bien una gimcana, sorteando este carretillo, aquella barbacoa, esas plantas... y para colmo Jorj se sentía ridículo ante los suyos. Por lo que no tuvo más remedio que ponerse manos a la obra, y librar a la bicileta del olvido. Batió el record de puesta a punto de una bicicleta: una mañana para engrasarlo todo (hasta las válvulas de los neumáticos), limpiar, inchar ruedas y comprobar que no había heridas importantes.

Tras los primeros kilómetros anda Jorj algo escocido.

1 de Marzo, día sin movil (otra vez)

Sin Movil:

Porque no nos mola pagar los yates de las multinacionales de la telefonía.

Porque saben de la necesidad y dependencia que se tiene hoy en día de la telefonía movil y se aprovechan de ello convirtiéndolo en un artículo de lujo; ¿es de lujo que por no tener movil tengas menos oportunidades de conseguir un empleo por ejemplo?

Porque uno está hasta las pelotas de que los organismos públicos, tan infectos de la misma mierda (fajotes de billetacos), miren para otro lado.

Porque su publicidad resulta ser una cortina de humo, puesto que se reparten el pastel para concertar los precios.

Porque su publicidad además es: cansina, sensiblera, almibarada (y lo dice Jorj), repetitiva y monocromática. 

Llueve, Madrid, llueve

Llueve, Madrid, llueve

Llueve, agua, dichosa agua, charcos dispersos, paleta de grises, paréntesis de claros. Llueve en Madrid desde un cielo bondadoso. La Naturaleza, que vuelve a apiadarse de sus habitantes, nos perdona de los excesos acumulados desde la última vez. Asfaltos semivacios que reflejan una realidad desde abajo; lluvia desde un claroscuro, luego, rayos de luz que rasgan el gris, el arcoiris y vuelta a empezar.

Repica en los cristales, como si mi nombre en morse sonara, me llama el agua, me pide llorar. Pero los tiempos son otros y las lágrimas no fluyen ya con facilidad. De las paredes hacia dentro la lluvia no se lleva nada; todo está seco y marchito, polvoriento y resquebrajado. Me quedo con una instrospección pasiva, habrá que esperar a la tormenta para que haga de forma violenta, lo que mi falta de voluntad a la lluvia no le deja.

Se marcharon ya los cormoranes del estanque. Y su ausencia parece meter el dedo en mi herida. Se fueron a lugares más frios, menos pasionales, más seguros. Yo, ahora, debo quedarme con los reflejos de un charco de aquí y otro de más allá. Invitándome a la imaginación, me ofrecen acallar mis penas con la belleza de un reflejo. A mi mismo diciendo alguna vez "te quiero". Futuros inciertos.

Hay algo que pertenece a los sueños, algo de cine en blanco y negro. Llueve en un Madrid de semivacias calles. Paseo solo, pero no hay tristeza, se diluye en las huella mojadas. Paseo solo, pero estoy con todos, uno más, en la calle, vivo, fuerte, irrepetible.